Historia y Artesanía

Tradición Gómez

Desde hace más de cuatro décadas, la familia Gómez nos hemos dedicado a la elaboración de jamón. Con la incorporación de la tercera generación, en esta empresa familiar hemos conseguido aunar la experiencia de nuestros antepasados con modernos procesos de elaboración.

Alejados del frenético ritmo actual de la industria, estamos orgullosos de trabajar lentamente. De esta forma, seguimos produciendo un jamón de la máxima calidad respetando su proceso natural.

Gracias a esta filosofía, podemos garantizar a nuestros clientes que adquieren un jamón en el que priman el sabor y el aroma de un producto tradicional.

Nuestras Marcas

Bajo la denominación común La estrella del jamón, se agrupan nuestras tres marcas:
· Sierra Palomera y Sierra Lindón, elaboradas en Teruel.
· Mariano Gómez, elaborada en Zaragoza.


Recorre nuestras instalaciones en el 360º:
· Arrastra con el ratón para girar.
· Haz click en las estrellas para dirigirte a otras salas.

Nuestros jamones son únicos porque los elaboramos uno a uno, seleccionando la mejor materia prima, añadiéndoles muy poca sal, y mimándolos durante todo el proceso.

Cada pieza recibe el tiempo necesario para su correcta curación, sin prisas y siempre en secaderos naturales estratégicamente situados.

Desde que los jamones entran en nuestras instalaciones, hasta que salen de ellas al finalizar su envejecimiento, son seguidos mediante un control de trazabilidad que garantiza la seguridad alimentaria del producto de principio a fin.

Elaborado con poca sal, nuestro jamón se mantiene siempre jugoso, con un sabor suave y un aroma intenso favorecido por una larga y lenta curación. El proceso artesanal y el envejecimiento en bodega, consiguen preservar sus cualidades nutritivas y organolépticas, recordando el sabor del mejor jamón de antaño.

Nuestros secaderos naturales, situados en las provincias de Teruel (Monreal del Campo) y Zaragoza (Fuendetodos y Cuarte de Huerva), han sido especialmente escogidos por sus condiciones geográficas y climatológicas. El aire frío y seco de estos parajes, hacen de ellos los lugares ideales para curar el jamón de forma lenta y prolongada.